Educación Plástica,

Visual y Audiovisual

 

 

 

Hoy en día es normal plantearse el papel que tiene la educación en la formación de las personas y como, mediante la expresión plástica, se puede ayudar a que desarrollen su proceso formativo.

Por eso la educación debe ayudar a las personas a conocerse a sí mismas, a desarrollar sus potencialidades y lo más importante a quererse con esas capacidades, actitudes y aptitudes que posee. Debe permitir que los niños expresen lo que sienten, de ahí la importancia de la expresión plástica porque es una vía diferente para ayudar a los alumnos a trasmitir sus sentimientos, mediante ella son capaces de ver y entender el mundo que les rodea de forma distinta y emocionante.

 

La expresión plástica supone un proceso creador, que ayuda entre otras cosas al desarrollo de la motricidad, afectividad y cognición del niño, por lo tanto, tiene gran valor en la educación. El problema es que no se le ha dado la importancia que merece, puesto que esta pone toda la importancia en la asimilación de contenidos académicos sin pararse a pensar en las necesidades y potencialidades de los alumnos teniendo en cuenta su influencia para formar personas creativas y capaces de desarrollar su imaginación.

Creamos nuestras vidas a partir de nuestra imaginación, pero para ello se nos debe de enseñar a usar las herramientas que la fomentan para formarnos como personas creativas y así, saber afrontar la vida de forma que sepamos elegir qué camino seguir, convirtiéndonos en personas críticas a la hora de tomar decisiones.